Irse a vivir al extranjero sigue siendo una tendencia al alza entre la población española y cada vez son más los que deciden marcharse. Así lo reflejan los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que revelan que el año pasado un total de 98.934 personas se fueron de España. Se trata de la cifra más alta desde que empezó la crisis en 2008 y supone un aumento del 23% con respecto al año 2014.

Por sexos, la emigración es prácticamente la misma, ya que los datos del INE muestran que, de los españoles que se fueron el año pasado, el 52,1% (51.559) eran hombres y el 47,9% (47.374) eran mujeres. Con respecto a la edad, el grupo que más emigró en 2015 fue el de personas de entre 30 y 34 años, seguido de cerca por el grupo de entre 25 y 29 años.

Por otro lado, del total de los españoles que se marcharon al extranjero el año pasado, la mayoría, 64.136, nacieron en España, mientras que 34.798 nacieron en el extranjero y posteriormente se nacionalizaron.

Reino Unido fue en 2015 el principal país receptor de la emigración española, superando así a Francia, que fue el que más españoles recibió en 2014. En total, 12.263 españoles se fueron a vivir a Inglaterra el año pasado. Le siguieron Francia (9.892 españoles), Alemania (9.536), Estados Unidos (9.198), Ecuador (7.855) y Suiza (4.733). El INE explica que, en el caso de Ecuador, se trata sobre todo de “población no nacida en España o de niños menores de 15 años”, lo que parece indicar una migración de retorno de ecuatorianos de origen que “han adquirido la nacionalidad española junto con sus hijos nacidos en España”, apunta el informe.

Cabe también destacar que la cifra de españoles que decidió hacer maletas para volver a su país en 2015 aumentó con respecto a 2014. En total, el año pasado regresaron a España 52.227 personas, un 27,5% más que el año anterior. Entre los que se fueron y los que volvieron, quedó un saldo negativo de 46.707 personas.