Este mes, dos nuevos países del sur de América Latina se han adherido al Convenio de la Haya. Se trata de Brasil, cuyo convenio entró en vigor el pasado 14 de agosto, y Chile, que lo ha hecho hoy mismo, por lo que cualquier persona que quiera emigrar a estos destinos lo tendrá más fácil a la hora de tramitar su papeleo.

Para que un documento español sea válido en otro país tiene que estar previamente legalizado por las autoridades competentes. Este proceso se puede hacer a través de dos fórmulas. La primera es la legalización en estricto rigor, que exige el cumplimiento de todo un procedimiento de validación por parte de las autoridades competentes del país que expide el documento, así como por parte del país en el que va a surtir efecto dicho documento. La segunda es el apostillado o la estampa de la Apostilla de La Haya, que reconoce la validez de los documentos con un sello que coloca la autoridad competente del Estado que expide el documento. Se trata de un proceso mucho más simple que reduce la cantidad de trámites a los que someter cada papel. La elección de una vía u otra depende del país de destino, ya que según los convenios de éste con España, se requerirá un formato o el otro.

La adhesión de estos países a la Convención permitirá una mayor celeridad en la preparación de documentos, como títulos universitarios, certificados médicos o de antecedentes penales, todos ellos necesarios para regularizar la situación en el país de acogida

Desde que se firmó el acuerdo, en la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado el 5 de octubre de 1961, 110 países se han acogido al convenio. Entre los que aún quedan fuera destaca Canadá.