Un estudio de Global Cities Business Alliance, un foro sin ánimo de lucro con sede en Londres que reúne tanto a empresas privadas como al sector público, ha revelado que San Francisco es la ciudad donde los alquileres son más caros.

El informe, que ha examinado las quince urbes con mayor riqueza del mundo, recoge que, en 2015, San Francisco tenía unos precios en el alquiler de 2.824 dólares de media (2.488 euros). Le siguen Nueva York, con una media de 2.629 dólares y Abu Dhabi con 2.460 dólares. Después vienen Hong Kong, Boston y Londres. En el medio de la clasificación se encuentran Chicago, en el puesto número siete, Dubai en el ocho y Sidney en el nueve.

En el lado opuesto, Ciudad de México es la gran urbe con los precios de alquiler más económicos (385 dólares de media), seguida de Sao Paulo (480 dólares).

El estudio también destaca en sus conclusiones que, a pesar de que Ciudad de México y Sao Paulo son las que cuentan con los alquileres más bajos de las urbes analizadas, el coste de las viviendas ha tenido un crecimiento muy rápido en los últimos años en estas ciudades.

En el caso de Sao Paulo, el coste medio de una casa al mes aumentó un 33,8% en 2015 con respecto a 2009, mientras que en Ciudad de México la subida fue aún más pronunciada, con un incremento del 44,2%. Tanto Hong Kong como San Francisco se encuentran también entre las ciudades donde el precio de la vivienda ha experimentado una subida más rápida desde 2009, con aumentos del 49,7% y del 66,7% respectivamente.

En relación al equilibrio entre precio de alquiler y media salarial, Pekín, Abu Dhabi y Hong Kong son las ciudades que peor nota sacan. A pesar de que no son las que cuentan con los alquileres más caros, la media salarial es bastante más baja en proporción, lo que crea importantes problemas de asequibilidad para sus habitantes, según dice el estudio. En esta clasificación, Pekín es la gran ciudad más cara para alquilar un piso, al tener que destinar el 122% de los ingresos netos al pago de la vivienda.

Solamente Boston, de las 15 ciudades analizadas, cuenta con unos precios de alquiler “normales”, es decir, que lo que se paga de alquiler no supera el 30% de los ingresos netos. En esta ciudad, los alquileres son altos pero la media salarial también, señala el estudio.

Puedes encontrar el informe completo aquí