El último índice de progreso social desvela que hay grandes diferencias entre países respecto a sus políticas y al progreso en el ámbito social. Este estudio, que mide los avances en 161 países de todo el mundo, lo hace observando el nivel de respeto de los derechos humanos de cada el lugar, el nivel de estado del bienestar y las oportunidades de sus habitantes.

El estudio, que ha sido llevado a cabo por la organización Social Progress Imperative y que se realizó por primera vez en 2014, muestra que la media global de progreso social se sitúa en 62,88 sobre 100. Sin embargo, si se observa individualmente cada uno de los países, resulta evidente que hay una gran diferencia entre ellos.

En todo el mundo, los derechos humanos (nutrición, agua, hogar, seguridad…) se respetan de media en un 73,17 sobre 100, el bienestar social (acceso a la información, la educación básica o la calidad ambiental) en un 67,24, mientras que el nivel de oportunidades (libertad personal, tolerancia o acceso a educación avanzada) no llega al aprobado y se queda en una media de 48,24.

Mejor y peor puntuación

Finlandia es el país que sale mejor parado del estudio, con una media de progreso social de 90,09 sobre 100. Se trata del único país en el mundo que saca más de un nueve de media; con índices destacados en derechos humanos básicos (96,1), estado del bienestar (87,61) y oportunidades (86,56). Le sigue de cerca Canadá, con una media en progreso social de 89,49, Dinamarca (89,39), Australia (89,13), Suiza (88,87), Suecia (88,80) y Noruega (88,70). Todos los países que están en la parte superior de la lista destacan por obtener muy buena puntuación en el parámetro de derechos humanos básicos (por encima de 95 sobre 100). España ocupa el puesto número 17 de la lista, con una puntuación de notable (85,88/100) y con un nivel de oportunidades de un 76,77.

Social Progress Imperative

Social Progress Imperative

Al otro lado de la cola, los países que sacan peor puntuación -sin contar a los que quedan excluidos por no haber datos disponibles- son: República Centroafricana (30,3 sobre 100), Afganistán (35,89), Chad (36,38), Angola (39,70), Níger (41,63) y Guinea (41,66). En estos países, lo que mayor puntuación recibe -en vez de los derechos humanos básicos- es el bienestar social. Por otro lado, lo peor valorado son las oportunidades de progresar, aunque ésta es una tendencia común a toda la lista.

Las conclusiones del índice destacan que “muchas naciones no han sido capaces todavía de crear sociedades donde haya igualdad de oportunidades”. Por otro lado, hay una “clara correlación” entre el nivel de desarrollo económico y el progreso social.

Estos son los parámetros que se han tenido en cuenta en este estudio, que intenta mejorar cada año su publicación para lograr los resultados más ajustados a la realidad.

2016-Component-Scores

Según Michael Porter, profesor de Harvard Business School, el progreso social depende de “las decisiones políticas, las inversiones y la capacidad de ejecutarlas por parte de los diferentes actores: gobierno, sociedad civil y empresas”

Aquí puedes consultar el índice: