Las autoridades españolas son conscientes de los peligros que entraña México e intentan avisar a los ciudadanos que lo visitan. Por este motivo, el Ministerio de Exteriores ha actualizado sus recomendaciones de viaje para alertar a los que quieran visitar México: “El problema de inseguridad que afecta a México se materializa en una elevada incidencia de la delincuencia relacionada con los secuestros”, dice el ministerio en su página de recomendaciones de seguridad. Esta advertencia se produce pocos días después de que familiares y amigos dieran el último adiós a la vizcaína María Villar Galaz, sobrina del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, que fue secuestrada y asesinada en México el pasado 14 de septiembre.

Las autoridades recomiendan determinados códigos de conducta en el país como evitar comentarios en los que se denote “capacidad económica”, evitar signos externos de riqueza, evitar mostrar en público documentación, tarjetas de crédito, o dinero efectivo o cámaras fotográficas. También señala que es importante evitar cajeros automáticos en lo posible y, si necesita utilizarlos, buscar alguno que se encuentre “en el interior de zonas más protegidas como centros comerciales y actuar con cautela y discreción”.

El Gobierno también recomienda que, los que contraten servicio doméstico en México, que lo hagan pero teniendo referencias fiables de estas personas y advierte de que se preste “mucha atención” en esto. En el caso de efectuar pagos con tarjetas de crédito, conviene realizar un “atento seguimiento posterior de los extractos bancarios”, pues se dan algunos casos de clonación de tarjetas. También se recomienda utilizar el trasporte público con personas “conocedoras de la ciudad” y no tomar nunca taxis fuera de las paradas habilitadas. Además, se recomienda, en general, en todo el país, no conducir de noche por carreteras.

En caso de recibir llamadas telefónicas amenazantes, es importante “no mantener la conversación”, así como no proporcionar absolutamente ningún dato y “colgar el teléfono a la mayor brevedad posible”. También hay que procurar fijarse en el número de teléfono desde el que se ha recibido la llamada.

Según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) , en este país se dieron 102.883 secuestros en 2014, lo que supone en torno a 280 al día.

La última víctima de la violencia: María Villar Galaz 

Villar Galaz, de 39 años, trabajaba desde hacía un año y tres meses como ejecutiva en la División de Servicios de Consultoría de Negocios de IBM México. Según un mensaje compartido en las redes sociales por personas de su entorno, el 14 de septiembre a las nueve de la noche tomó un taxi en un centro comercial de Santa Fe, un área de negocios del oeste de la capital, con destino al exclusivo barrio de Polanco, donde residía, y no apareció más.

El secuestrador(es) la acompañó al menos hasta dos cajeros automáticos para robarle todo el dinero, tras lo cual se puso en contacto con sus familiares para pedir un rescate. El marido y otro familiar de la víctima llegaron a viajar a México para pagar la cantidad exigida.

Su cadáver fue hallado el día 15 de septiembre en una comunidad llamada Mirasol, en el municipio de Santiago Tianguistenco, estado de México, aledaño a la capital, pero no pudo ser identificado hasta casi una semana más tarde por su esposo.

El secuestro y asesinato de Villar Galaz ha abierto de nuevo el debate sobre la seguridad en México, un país donde la violencia es aún su gran asignatura pendiente.