Ha llegado el día. Tras varios meses haciendo cálculos sobre cómo sería un Reino Unido fuera de la UE y con varias hipótesis sobre la mesa, hoy saldremos de dudas y sabremos si los británicos deciden o no permanecer en el club europeo. Será una de las decisiones más importantes que afronta este país y no solo afectará a los propios ingleses, sino que también tendrá una influencia directa en los españoles que viven en Reino Unido y en el resto de inmigrantes europeos.

Las últimas encuestas dan un margen muy pequeño entre ambos bandos y los expertos calculan que el resultado será muy ajustado. En cuanto se conozca el resultado, los dirigentes europeos en Bruselas se reunirán para  consensuar una reacción ante el nuevo panorama. En realidad, aunque se hable mucho, nadie sabe cómo serán las consecuencias del Brexit, ya que no hay precedentes.

De los alrededor de 3,3 millones de europeos que viven en Reino Unido, aproximadamente 200.000 son españoles (esto sin contar todos aquellos que no se registran en el Consulado, por supuesto). Si finalmente gana el sí a la salida de la UE, ¿se mantendrá el acceso al Sistema Nacional de salud británico?, ¿habrá más problemas para entrar en Inglaterra?, ¿pueden obligar a los españoles a volver a su país?. De momento no hay respuestas a todos estos interrogantes ya que ningún país miembro se había planteado hasta ahora abandonar la Unión. En el caso de que Londres notifique su salida, Bruselas activará un periodo mínimo de dos años en los que el país quedará en un especie de limbo legal. Y entonces ya se verá.

Resulta complejo aventurarse a saber cómo podría impactar un Brexit en los expatriados en Reino Unido. Este país recibe al 14% de los emigrantes españoles, que se verían afectados por las nuevas condiciones de acceso al país y a los servicios sociales, como explica el diario The Telegraph.

La libertad de movimiento de los ciudadanos de la UE se vería interrumpida y los inmigrantes también se pueden ver afectados si se endurecen las condiciones para que accedan al mercado laboral británico (que, además, con un ‘sí’ al Brexit, sufriría una pérdida de empleos).

The Telegraph

The Telegraph

Sin embargo, hay estudios que demuestran que un endurecimiento de las políticas para trabajar en Reino Unido tendría un impacto negativo en la economía británica, porque hay trabajos y profesionales que este país necesita importar. En una columna en el diario The Times, apuntaron que una reforma del sistema perjudicaría precisamente al tipo de inmigrantes que Reino Unido quiere atraer, en un mundo de cada vez más movilidad labora.

Por su parte, el expresidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, aseguró que, ante un posible Brexit, ni siquiera las restricciones a inmigrantes para trabajar allí pararían el flujo de inmigrantes hacia Reino Unido. En otras declaraciones, Barroso advirtió que intentar restringir la libre circulación en la UE es “caer en el chovinismo y los estereotipos“, refiriéndose a la mirada de los favorables al Brexit y de muchos otros países de la Unión hacia los inmigrantes.

Como ejemplo de la campaña populista que denuncia Barroso, podría incluirse la ‘demostración’ de que no hay control fronterizo que hizo un hombre inglés, para denunciar la facilidad de entrada al país. Este marinero  se grabó colándose a Reino Unido por el Channel (Paso de Calais) y colgó vídeo y fotos en el grupo de Facebook  “Leave EU“.

358EEFFF00000578-0-image-a-6_1466618966741 358EF01700000578-0-image-a-5_1466618896032

Ante esta situación, muchos inmigrantes que viven en Reino Unido han expresado su punto de vista, explicando qué les llevo al país, cómo es su día a día y cómo se sienten ahora que están en el centro del debate, como es el caso de la portuguesa Catarina Cardoso, especialista en cambio climático: “Ahora ya no sabes si eres bienvenido”.

Como detalle, en una consulta en la que el tema de la inmigración es clave, sólo los ingleses residentes en el extranjero que hace más de 15 años que se registraron para votar han podido participar en el referéndum , o en caso de que fueran demasiado jóvenes para votar, que sus padres estuvieran registrados.