El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, no quiere dramatismos tras el Brexit. En un discurso ayer ante la Eurocámara sobre el estado de la Unión Europea, negó que el referéndum del Reino Unido sea “ el fin de Europa”, como muchos han augurado.

En una UE de “policrisis”, Juncker quiso limar asperezas a dos días de que se reúnan los Jefes de Estado y de Gobierno en Bratislava (Eslovaquia) para empezar a abordar el futuro de la Unión sin el Reino Unido. En un guiño a los díscolos países del este con los que mantiene una tensa relación a raíz de la crisis de refugiados, Juncker aseguró que Europa “no será nunca un Estado”, y que substituir a los países no ha sido nunca su intención. “No se trata de más Europa, sino de una mejor Europa”.

El miedo por el auge de los populismos y la extrema derecha, especialmente acuciante en Alemania, Austria o Francia, ha disparado las alarmas en Bruselas. Por ello, Juncker ha decidido rebajar su tono más europeísta e integrador por uno de gestos hacia el este.

En su discurso, Juncker ofreció propuestas para avanzar en un proyecto europeo que “no se encuentra en su mejor momento”.

Crisis de refugiados 

El reparto de 160.000 refugiados desde Grecia e Italia, apenas ha avanzado. Poco más de 4.500 asilados han sido reubicados, un 3% del total. Juncker no abordó la cuestión, y pese a que no se da aún por acabado, en principio solo faltan nueve meses para que finalice la reubicación y no hay perspectivas de agilizarse el proceso. La oposición de muchos países, especialmente del este, e incluso las dificultades técnicas para llevarlo a cabo con rapidez, impiden que muchas personas puedan formar una nueva vida en diferenes Estados de la UE. Por primera vez, Juncker señaló que la “solidaridad” que deben mostrar los países debe ser “voluntaria”, por lo que admitió: imponiendo cuotas a los países se crea más división. No obstante, pidió a Eslovaquia, uno de los países más críticos y que ostenta la presidencia rotatoria de la UE, que tienda “puentes” para superar las divergencias entre países.

Seguridad

Juncker mostró en su discurso su intención de crear un fuerza militar europea que pueda coordinarse con la OTAN. Reino Unido siempre había acallado las voces que lo pedían por su aversión a cualquier tipo de integración, pero el referéndum por su salida puede acelerar la implantación de “un cuartel general” con soldados europeos que puedan desplazarse de forma rápida a cualquier frente en conflicto. La propuesta es una histórica propuesta de Francia a la que también se suma Alemania y que pondrán sobre la mesa el próximo viernes a sus homólogos europeos.

Terrorismo

Europa ha sufrido 14 ataques terroristas en el último año. Es una de las principales preocupaciones de lo europeos. Por ello, el presidente del Ejecutivo comunitario propone crear un sistema de control de fronteras para saber quien entra y quien sale de la UE y con qué finalidad. “Sabremos quién se dirige a Europa antes de que llegue”, explicó ayer ante la Eurocámara. La propuesta se sumaría al acuerdo llegado entre los ministros de Interior tras los atentados de París en noviembre, en que propusieron aplicar controles obligatorios a todos los ciudadanos, incluido europeos, que entren en la zona Schengen.