La Guía del Mercado Laboral 2016, elaborada por Hays, multinacional británica de selección de profesionales cualificados, ha revelado que el 58% de los que viven o trabajan fuera de España piensa regresar en algún momento y un 33% más lo hará si mejora la situación económica.

El informe también destaca que el 67% de los encuestados emigró voluntariamente mientras que el 31% lo hizo por obligación.

En cuanto a las motivaciones para emigrar de los que se fueron porque voluntad propia, la principal era buscar una proyección internacional en su carrera (38%). La segunda motivación más popular (34%) es porque le ofrecieron un proyecto más interesante que su trabajo en España. Le siguen las ganas de vivir una experiencia (30%), un salario mejor (20%) y la oportunidad de aprender idiomas (18%).

De entre los encuestados que se fueron de forma voluntaria, el 14% lo hizo porque su empresa le ofreció un nuevo proyecto en una filial en el extranjero, mientras que  el 8% se marchó para mejorar su formación.

Reino Unido, Alemania, Francia, Estados Unidos, México y Portugal son los cinco países más populares para emigrar entre los españoles, siendo el país británico el preferido también por los que se están planteando irse a vivir fuera, seguido de cerca por Estados Unidos

La mayoría de los españoles consultados que viven en el extranjero (el 52%) lleva fuera un periodo de entre 1 y 5 años. El 22% de los encuestados lleva menos de un año, mientras que sólo el 8% lleva en el extranjero entre 10 y 20 años.

Respecto a la situación laboral y a las condiciones de los españoles emigrados, el informa indica que el 82% está trabajando, el 15% está desempleado y el 3% está estudiando. De los que tienen trabajo, solo el 21% es expatriado con contrato en España, mientras  que el resto (79%) está contratado como local en el país de destino.

La gran mayoría (83%) tiene un trabajo relacionado con sus estudios y poco más de la mitad (53%) considera que la conciliación laboral es buena.

Cada vez menos ganas de emigrar

En cuanto a los españoles que trabajan en España, según el informe, continúa la tendencia a la baja de los trabajadores que contemplan irse al extranjero. En la edición de 2014 de este mismo informe, el 68% de los encuestados veía como una posibilidad marcharse a trabajar fuera; en la de 2015, el porcentaje se redujo a un 62%; y en la de este año, ya solo un 55% de los trabajadores se plantea irse a otro país.

La mayoría argumenta que no se marcharía a trabajar al extranjero por razones familiares (80%). La falta de idiomas es solo un problema en el 14% de los casos. Sin embargo, para los menores de 24 años encuestados estas razones se invierten, siendo la falta de idiomas (33%) el principal motivo para no irse a trabajar al extranjero, mientras que los motivos familiares se quedan en un 11%.