La semana pasada empezó a comercializarse en Brasil una vacuna contra el dengue para las personas entre 9 y 45 años.

Tras más de 20 años de investigación, el laboratorio Sanofi Pasteur ha puesto a la venta el producto para combatir una enfermedad que se estima que cada año infecta a 390 millones de personas, el triple de los que calcula la agencia sanitaria de la ONU, puesto que el número real de casos de dengue está insuficientemente notificado.

La vacuna, que se administrará en tres dosis con intervalos de seis meses y que será efectiva desde la primera inyección, era una prioridad de salud pública para varios países de América Latina de las zonas tropicales y subtropicales como Brasil, Paraguay o Bolivia. Además, se sumará al conjunto de herramientas que actualmente implementan los gobiernos para controlar la enfermedad.

La patología es provocada por la picadura de un mosquito que, transcurridos entre 3 y 14 días, ocasiona síntomas que pueden ser desde una fiebre moderada hasta una fiebre alta incapacitante con cefaleas intensas, dolor retroobitario, dolor muscular y articular.

Hasta el momento la única manera de combatirlo era eliminando los focos del insecto que lo transmite, por lo que la única solución pasaba por la vacunación y la erradicación de la enfermedad.

Su distribución supone un gran logro tanto para la población nativa como para los miles de extranjeros que viajan o residen en los países más afectados.

En el caso particular de Brasil, más de 125.000 extranjeros podrán beneficiarse del avance, junto con los más de 170.000 turistas españoles que viajan al país suramericano cada año

En Brasil, la vacuna –que actúa contra los cuatro tipos del virus– podrá obtenerse, por ahora, sólo en clínicas privadas excepto en el estado de Paraná, donde un proyecto entregará dosis a la red de hospitales públicos.

A pesar de eso, se recomienda a los extranjeros que viajan al país tomar las medidas indispensables para evitar el contagio. En este sentido, las autoridades sanitarias recomiendan aplicar repelente cada 4 o 6 horas, usar camisas de manga larga y pantalones preferentemente de colores claros siempre que se encuentre al aire libre, consultar urgente en caso de fiebre.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) todavía no ha otorgado la precualificación a la vacuna, sin embargo sí recomienda su aplicación en zonas geográficas en las que se dispara el número de casos por esta infección.

dengue