Las autoridades indonesias han confirmado este viernes la muerte de una ciudadana española tras una explosión en una barca turística en el este de la isla de Bali (Indonesia).

El barco transportaba a 35 turistas entre las islas de Bali y Lombok (dos de los destinos más populares del país) cuando se produjo la explosión y el posterior incendio en la embarcación. Dos de los pasajeros han muerto, entre los que se encuentran una austriaca y la española, y otras 20 personas han resultado heridas, incluidos otros cuatro españoles más.

La policía indonesia ha descartado que la explosión haya sido provocada por una bomba y sospecha que podría haber explosionado una bombona de gas situada cerca del motor. “Confirmamos que no había ninguna bomba a bordo”, ha asegurado el jefe de la policía local, Sugeng Sudarso.

Indonesia, un país formado por más de 17 mil islas, cuenta con un pobre historial de seguridad marítima y se han registrado incidentes similares en el pasado en los que no se detectó ningún juego sucio. Numerosas personas fallecen todos los años debido a los naufragios causados por temporales, las infraestructuras en malas condiciones, la sobrecarga de los pasajeros y mercancías en alta mar.

La mayoría de las víctimas de la explosión son británicos, pero entre ellas se encuentran también alemanes, austríacos, franceses, italianos y suizos, además de españoles, según la prensa local. Los pasajeros heridos están siendo tratados en hospitales.

Según la web de viajes online Expedia, Indonesia es el destino que registró un mayor incremento en las búsquedas de viajes para 2015 entre españoles respecto a las de 2014.