A partir del próximo 20 de octubre ya no habrá conexión directa entre el aeropuerto de Barcelona-El Prat y el de Changi. Tras diez años funcionando, la compañía aérea Singapore Airlines ha decidido cancelarla, según informa el diario Expansión.

Hasta ahora, la aerolínea asiática operaba cinco veces entre Barcelona y la ciudad-estado de Singapur: dos rutas hacían escala en Milán (Singapur-Milán-Barcelona) y las otras tres eran directas y luego continuaban hacia Sao Paulo (Singapur-Barcelona-Sao Paulo).

El mes pasado la compañía también anunció que cancelaba la ruta entre Barcelona y Sao Paulo, conexión que cubría desde 2011. Esta ruta también dejará de operar a partir de octubre ya que la aerolínea aseguró que no era rentable. La llegada de Latam Airlines perjudicó mucho a Singapore, pues no disponía de un código compartido con otras líneas aéreas en Brasil y esto le restaba competitividad para destinos más allá de Sao Paulo.

Al cancelarse los vuelos desde Sao Paulo, la compañía ha decidido que todas las rutas que opera desde Barcelona hagan una escala técnica en Milán de una hora y cuarto, al menos durante la temporada de invierno.

Entre enero y junio de este año, 36.311 personas volaron entre Barcelona y Singapur, un 7,1% superior a los 33.905 pasajeros de 2015 en el mismo periodo, según datos de Aena.