Para medir el bienestar de las personas no sólo cuenta el PIB. Así lo interpreta la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE),  que desvela en su último informe la calidad de vida de los países. Sin bien es cierto que, como es previsible, los países que se encuentran en el primer tercio del ránking tienden a contar con buenos resultados de bienestar general y al mismo tiempo en bienestar material. Noruega, Australia y Dinamarca ocupan los primeros puestos de la lista. España ocupa el lugar número 19 en un ránking de 38 países. En el lado opuesto aparecen Sudáfrica, México y Turquía, por este orden, como países con menor bienestar de entre los que forman parte de este organismo, una entidad que aglutina las economías desarrolladas del mundo.

Los responsables del ránking aseguran en su informe que, independientemente de su nivel de PIB per cápita, los países de la OCDE “pueden tener puntos muy débiles en áreas como seguridad en el empleo, calidad del aire, acceso a la vivienda o balance vida personal-trabajo”.

Para elaborar el índice, el organismo ha seleccionado 11 indicadores que después cuantifican comparándolos con las cifras oficiales de cada país. Por lo tanto, los países que se encuentran en la cima del ránking es donde la media entre estos indicadores es más elevada. Estos indicadores son: vivienda, ingresos, empleo, comunidad, educación, medio ambiente, compromiso cívico, salud, satisfacción, seguridad y balance vida-trabajo.

Los países que están a la cola del índice son los que sacan peor nota en la media. Por ejemplo, en Sudáfrica el bienestar queda lastrado por la falta de satisfacción, los bajos ingresos medios, el empleo y la seguridad. Sin embargo, cuenta con un sentido de comunidad y un balance vida-trabajo buenos. En el caso de México, segundo por la cola, pesan los bajos índices de ayuda en la comunidad, la poca seguridad y la educación, aunque muestra un buen desempeño en algunas formas de compromiso cívico, igual que Turquía.

El bienestar ligado al lugar de residencia

Según el informe, el lugar de residencia de las personas influye de manera fundamental en muchos de los aspectos que conforman su vida, como la seguridad personal, la contaminación atmosférica, las oportunidades de empleo y el acceso a servicios básicos. La OCDE especifica que, algunas veces, las diferencias en calidad de vida y condiciones materiales dentro de un propio país suelen ser tan grandes como las que existen entre países distintos.

En cuanto a la evolución del bienestar, el ciudadano promedio de la OCDE vive mejor ahora que en 2009, aunque los cambios no han sido uniformes, ni dentro de un propio país ni entre indicadores, asegura este organismo. En la mayoría de los países de la OCDE, el ingreso familiar empezó una lenta recuperación con respecto a los niveles alcanzados durante la crisis, pero los avances en otras áreas (como el desempleo de largo plazo, el horario de trabajo largo y la participación electoral) no han seguido el mismo patrón en muchos de los casos.

La OCDE te invita a construir tu propio ránking según un mapa interactivo en el que uno mismo puede determinar los parámetros que más valora, como por ejemplo el medio ambiente, la salud, la comunidad y el compromiso cívico, entre otros.

ocde ranking paises

Este es el ránking:

  1. Noruega
  2. Australia
  3. Dinamarca
  4. Suiza
  5. Canadá
  6. Suecia
  7. Nueva Zelanda
  8. Finlandia
  9. Estados Unidos
  10. Islandia
  11. Países Bajos
  12. Alemania
  13. Luxemburgo
  14. Bélgica
  15. Austria
  16. Reino Unido
  17. Irlanda
  18. Francia
  19. España
  20. Eslovenia
  21. República Checa
  22. Estonia
  23. Japón
  24. República Eslovaca
  25. Italia
  26. Israel
  27. Polonia
  28. Corea
  29. Portugal
  30. Letonia
  31. Grecia
  32. Hungría
  33. Rusia
  34. Chile
  35. Brasil
  36. Turquía
  37. México
  38. Sudáfrica