La generación Erasmus ha marcado a más de cinco millones de estudiantes desde que nació en 1987. Ahora, en una iniciativa del mayor grupo de la Eurocámara, el Partido Popular Europeo, se quiere crear también la apodada ‘Generación Interrail’. Proponen que todos los jóvenes que cumplan 18 años reciban un billete para viajar en tren por Europa.

Partiendo de la premisa de que viajar más abre la mente y evita juicios estereotipados, la propuesta busca acabar con la xenofobia y la aversión hacia diferentes personas y culturas que está en auge en muchas regiones europeas y que abanderan grupos políticos de ultraderecha. El grupo popular quiere incentivar la diversidad entre  los jóvenes de 18 años mediante un billete gratuito que les permita conocer otras culturas y nacionalidades europeas. Se trataría de un billete que permitiría viajar desde una semana hasta un mes por los cuatro puntos cardinales de Europa: 30 países con un solo pase y por un precio que suele ser bastante reducido hasta los 25 años (de 170 a 480 euros), aunque aumenta ligeramente cuando se sobrepasa esta edad. Con el billete, los eurodiputados esperan que los jóvenes se vuelvan a sentir identificados en el proyectos europeo, del mismo modo que la libre circulación de personas y el Erasmus son parte de esos logros que la UE ha promovido.

La propuesta se ha presentado como una medida para hacer más fuerte unos de los lemas de la UE: “Unidos en la diversidad” . “La movilidad de los jóvenes es esencial para promover el sentido de pertenencia a Europa”, explican desde la filas populares. EL Parlamento Europeo en general está especialmente preocupado por el auge de los populismos, como el que lidera en el Frente Nacional Marine Le Pen, y por el resultado del ‘sí’ al Brexit. Ante esta situación, los grupos tradicionales de la Eurocámara quieren proponer nuevas fórmulas para evitar su proliferación y espantar viejos fantasmas.

Sin embargo, el calendario todavía no está claro. La propuesta proviene de la Eurocámara para que se pueda incluir una enmienda a los presupuestos europeos. No obstante, es la Comisión Europea quien debe proponerlo formalmente. En este sentido, la comisaria de Transporte, Violeta Bulc, ha prometido que lo estudiará. Pese a ello, la ambición de la propuesta es compleja.

Cada año, 300.000 personas viajan gracias al Interrail, pero ofrecer un billete a todos los jóvenes de 18 años (unos 6 millones) requiere estudiar los costes (según la prensa alemana, rondaría los 1.500 millones de euros) y los recursos para llevarlo a cabo, admiten desde el Ejecutivo. Por ejemplo, algunos Estados miembros no forman parte de la red de Interrail y se deberían adherir a las infraestructuras. El Ejecutivo debe estudiar otras cuestiones, como permitir que no sólo se pueda viajar por tren, sino también con otros medios para aquellos Estados que no tengan la red de transporte ferroviario adecuada. Por otra parte, la Comisión tampoco descarta que en lugar de ofrecérselo a todos los jóvenes, sean sólo unos cuantos quienes obtengan por sorteo un billete gratuito.