El próximo 23 de octubre los chilenos y chilenas están convocados a las urnas para elegir a los nuevos alcaldes y concejales de los municipios del país. Los españoles (y en especial los catalanes) en Chile, que podrán votar sólo si llevan más de cinco años de residencia en el país, se han visto sorprendidos ante la candidatura a concejala por la comuna de Santiago Irací Hassler, quien en su campaña por el Partido Comunista apuesta por el reconocimiento de los derechos de los inmigrantes.

pamflet-hassler-santiago-de-xile

En un guiño a este colectivo, Hassler ha decidido difundir sus propuestas en varios idiomas, entre ellos el catalán. También el inglés, el haitiano y el portugués tendrán espacio en su campaña, con el objetivo de dar a conocer sus propuestas en las lenguas de las comunidades de inmigrantes (no hispanohablantes) mayoritarias en el país andino.

La presencia catalana en Chile es notoria, y se demuestra con la tradición de organizaciones como el Centre Català de Santiago de Chile, creado en 1906. Un factor nada desdeñable es la popularidad de los Castellers de Lo Prado, que desde hace más de una década llevaron las construcciones humanas a las escuelas de este barrio santiagueño para trabajar la integración en jóvenes con riesgo de exclusión.

Hassler, de madre brasileña y padre chileno, hace en su campaña un llamamiento a reconocer la diversidad que existe hoy en este barrio de Santiago, el que registra un mayor número de inmigrantes, con el objetivo de integrar a todos aquellos vecinos y vecinas independientemente de su lugar de nacimiento.

En estas elecciones municipales estarán inscritas automáticamente y tendrán derecho a voto todas las personas que hayan residido legalmente por más de cinco años en el país. El número de residentes extranjeros que podrán votar en la comuna de Santiago es aproximadamente de 25.000, según datos del Servicio Electoral.