Pronto llegará el fin de los recargos por llamar o navegar con el móvil desde el extranjero. La fecha establecida por Bruselas es el 15 junio de 2017. Si se viaja por la UE ya no hará falta ponerse en tensión con eso de acordarse de desactivar la opción de itinerancia de datos del móvil para que luego no llegue una factura millonaria.

Aun así, habrá que ir con cuidado, sobre todo si se viaja fuera de España frecuentemente. El roaming, el cargo extra que cobran las compañías cuando sus abonados utilizan el móvil fuera de su país, tendrá sus límites. Las operadoras podrán aplicar este recargo si su abonado pasa fuera más de 30 días seguidos o 90 días en todo el año, según informa el diario El País.

La desconexión del roaming en la UE empezó el pasado 30 de abril, cuando los recargos por llamar desde fuera de España se han reducido hasta un 75% con respecto a los que había antes. Estas nuevas tarifas de itinerancia estarán en vigor hasta que finalmente desaparezca el roaming en junio del próximo año.

Según El País, Bruselas ha decidido limitar el roaming gratis e ilimtado para evitar abusos. El objetivo es evitar que los clientes usen el fin de este recargo para lograr tarifas mejores que las que le aplica su operador doméstico en su país, estableciendo así una competencia desleal entre operadoras. Según estas directrices, cada vez que un viajero salga a algún país de la UE debe volver a iniciar sesión en su móvil en la red doméstica, al menos, una vez cada 30 días, es decir debe volver a su país.

Un proceso arduo

La UE ha avanzado en la supresión de las fronteras laborales o financieras, pero el sector de las telecomunicaciones es todavía un muro a batir. Derribarlo no está siendo nada fácil. En los últimos años la UE ha ido con pies de plomo para preservar el negocio de las telecos, especialmente de las herederas de antiguos monopolios nacionales. El fin del roaming en la UE llega tras más de una década de duras negociaciones, bajo la presión del poderoso lobby de las operadoras de telefonía que lograron retrasar en casi dos años la entrada en vigor de esta medida, ya que en un principio el recargo debía haber desaparecido en diciembre de 2015.