Tiene 26 años, actitud y ha montado su propia empresa de fútbol. Dice que EEUU (con sus cosas negativas) le tiende la mano y le escucha como no lo hace España. Después de haber combinado formación y deporte allí y, gracias precisamente a esa experiencia, está pudiendo trabajar como externo para el FC.Barcelona.

 

Cuál fue tu primera experiencia en el extranjero?

R: Cuando me fui a Vancouver, Canadá. Estaba estudiando administración de empresas en Barcelona, y tuve la oportunidad de hacer un intercambio, así que estuve cinco meses en el último curso. Como yo jugaba a fútbol en Barcelona, quise seguir haciéndolo y conseguí entrar en el equipo de la universidad. Dio la casualidad de que era uno de los mejores equipos y quedamos subcampeones de Canadá de la Liga 1.

¿Qué tal la vuelta a Barcelona?

R: Yo jugaba en el C.E. Europa, en el primer equipo, que era la tercera división. Pero una vez acabé la carrera en Barcelona, y gracias a que me vieron jugar en Canadá, algunas universidades americanas me ofrecieron ir a hacer un posgrado en EEUU y jugar a fútbol.

¿Por qué te decidiste a ir a EEUU?

R: Sabía que jugaría a fútbol a un nivel un poco más bajo del que estaba jugando en España, pero me fui por la experiencia y porque me permitía compaginar los estudios y el fútbol, cosa que en España era complicado. Aquí (en EEUU) tienen un programa que relaciona estudios y deporte.

¿Qué tiene de bueno ese programa?

R: Hombre, en primer lugar te pagan todos los estudios. Y luego porque jugando para el equipo de la universidad tienes muchos recursos y te ayudan a compaginar las dos cosas: tutores que te ponen un calendario semanal a medida, exámenes flexibles según si tienes partido o entreno… El deporte universitario está muy integrado con la vida académica. La liga universitaria es bastante mejor de lo que se suele pensar, los campos están llenos, te tratan como si fueras un profesional (avión, hoteles…). Es una pasada.

Y cuando recomiendas a futbolistas que vivan esta experiencia… ¿qué les dices?

R: Lo peor que les puede pasar es que… jueguen aquí en la liga universitaria, que aprendan inglés, que acaben la carrera y que luego no les guste y que vuelvan a España, con el inglés, la carrera y la experiencia del fútbol…¡y con 24 años!

¿Y por qué te quedaste luego?

R: Estudié dirección deportiva y ahora estoy trabajando en mi propia empresa. Ya estando en el último año de mis estudios, cada vez recibía más oportunidades desde España y Europa para emprender proyectos en EEUU. Eran clubes y empresas que querían instaurarse en EEUU y necesitaban a gente que conociera el mercado local, a clubes, futbolistas, el funcionamiento del sistema. En el último año de estudios estuve trabajando para el U.E. Cornellà para llevar sus escuelas y campus en el país.

Y de aquí surgió la idea para tu proyecto…

R: Sí, junto a mi socio Marc Segarra creamos ISL Futbol. Es una empresa de futbol, organizamos eventos deportivos en EEUU y trabajamos con empresas y clubes de España para dar la oportunidad a jóvenes norteamericanos de tener una experiencia del fútbol español. Ya llevo casi dos años. Ahora tenemos la oportunidad de trabajar con el F.C. Barcelona como partners, gestionando sus proyectos en la costa este de EEUU.

¿Por qué les interesa a los clubes españoles tener presencia en EEUU?

R: Por un lado es una vía de negocio. En España el mercado está muy saturado, y esto les permite exportar su modelo como academia de fútbol a EEUU, que es un mercado muy grande, eso genera negocio y además les permite reclutar talento. El nivel en España es muy alto, hay grandes futbolistas, incluso en categorías que no son ni primera, ni segunda, ni segunda b ni tercer… incluso en regionales! Y posiblemente el nivel es mucho más alto comparado con un o americano. La formación futbolística en España, la manera de trabajar, la manera de entender el futbol… es muy diferente, y esto es una ventaja competitiva muy grande. Se trata de utilizar el fútbol como medio para llegar a otras oportunidades.

¿Y por qué EEUU?

R: Dicen que es la tierra de oportunidades y para emprender un proyecto… estás en el sitio ideal. Confían en la gente joven… esta oportunidad ahora mismo en España no la tendría, por el tipo de mercado y de cultura.